Qué es AVAATE | Contacto | Mapa del sitio | Enlaces | RSS 2.0 | Traductor | |


Portada del sitio > Documentos > Opinión > Pedro Cores: La ley general de telecomunicaciones, la declaración universal (...)

«No somos dominio público radioléctrico ni tampoco lo es nuestro domicilio»

Pedro Cores: La ley general de telecomunicaciones, la declaración universal de los derechos humanos y la constitución

«Nadie tiene derecho a inducir corrientes eléctricas dentro de nuestro cuerpo sin nuestro consentimiento»

Jueves 9 de marzo de 2006 · 3329 lecturas




PEDRO CORES URÍA

Río Bermuza 136

29716 Canillas de Aceituno

Málaga

Teléfono 952519269

pedrocores ecohabitar.org

La Ley General de Telecomunicaciones 24-4-1998, núm. 11/1998,

RCL1998\1056, BOE 25-4-1998, núm. 99, [pág. 13909], de la JEFATURA DEL ESTADO, y el REAL DECRETO 1066/2001, de 28 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento que establece condiciones de protección del dominio público radioeléctrico, restricciones a las emisiones radioeléctricas y medidas de protección sanitaria frente a emisiones radio eléctricas, definen como dominio público radioeléctrico:

El espacio por el que pueden propagarse las ondas radioeléctricas. Se entiende por ondas radioeléctricas las ondas electromagnéticas, cuya frecuencia se fija convencionalmente por debajo de 3.000 gigahertzios, que se propagan por el espacio sin guía artificial.

El ámbito de aplicación de esta Ley y su reglamento es el dominio público radioeléctrico.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, a la que España está adherida, protege la intimidad del hogar y la de nuestros cuerpos.

La Constitución Española en sus artículos 15 y 18 protege y defiende la integridad física y la inviolabilidad del domicilio, por lo tanto las personas NO SOMOS DOMINIO PÚBLICO RADIOELÉCTRICO NI TAMPOCO LO ES NUESTRO DOMICILIO, aunque se pueden propagar las ondas electromagnéticas dentro de nuestro cuerpo y de nuestro domicilio.

Como no somos dominio público ni nuestro domicilio tampoco, no es de aplicación la citada Ley ni su Reglamento en el interior de nuestros domicilios. En el interior de nuestro domicilio y nuestro cuerpo, los valores de intromisión los definimos nosotros mismos y nadie tiene derecho a imponer los niveles de los campos eléctricos, magnéticos, electromagnéticos que debemos tener, ni nadie tiene derecho a inducir corrientes eléctricas dentro de nuestro cuerpo sin nuestro consentimiento.

Tanto las antenas base como los teléfonos móviles emiten y reciben ondas electromagnéticas. Toda variación del flujo e intensidad de un campo magnético induce corrientes eléctricas en un conductor (ley de Faraday).

Como nuestro cuerpo tiene partes conductoras de la electricidad, se inducen corrientes eléctricas en nuestro cuerpo cuando está sometido a la acción de los campos electromagnético emitidos por los teléfonos móviles y sus antenas base.

Estas corrientes electromagnéticas inducidas en nuestro organismo alteran el estado físico del mismo, porque se produce una situación física eléctrica diferente a la que había antes de estar expuesto a los campos electromagnéticos emitidos por la telefonía móvil. Esto ocurre dentro de nuestro domicilio durante las 24 horas del día, y todos los días del año.

Esta intromisión dentro de nuestro cuerpo y de nuestro domicilio no es consentida ni tolerada, y es una transgresión de los artículos 15 y 18 de la Constitución Española.

Las corrientes eléctricas inducidas en nuestro organismo interfieren con el sistema bioeléctrico del organismo, alterando funciones fisiológicas que pueden llegar generar enfermedades graves: jaquecas, insomnios, hiperactividad infantil, depresión, pérdida de memoria y más alteraciones del sistema nervioso, que es el más afectado.

La exposición continuada a los campos electromagnético emitidos por las antenas base de la telefonía móvil se inició hace unos pocos de años, y no hay ningún interés por parte de las autoridades sanitarias ni de los responsables de la salud pública en investigar epidemiológicamente las alteraciones de la salud en las personas expuestas a los campos de las antenas de telefonía móvil, oficialmente no se reconocen todas estas alteraciones de la salud que van desde pequeñas molestias hasta graves enfermedades degenerativas.

En el mismo REAL DECRETO 1066/2001, de 28 de septiembre, se reconoce:

2. El objetivo de la densidad de corriente es proteger contra los graves efectos de la exposición sobre los tejidos del sistema nervioso central en la cabeza y en el tronco, e incluye un factor de seguridad. Las restricciones básicas para los campos frecuencias muy bajas se basan en los efectos negativos establecidos en el sistema nervioso central.

Los valores de la restricción básica del REAL DECRETO 1066/2001, de 28 de septiembre son muy altos, pues sólo contemplan los efectos térmicos, despreciando los atérmicos, y en exposiciones con valores muy inferiores a los definidos en el R.D., 4.000 veces menos, hay personas que sienten en su salud la influencia perniciosa de estos campos electromagnéticos.

Todos los informes oficiales están influenciados por las empresas explotadoras de la actividad lucrativa de la telefonía móvil, bien pagando directamente las investigaciones, bien subvencionado universidades u otros centros oficiales dedicados a la investigación. Estos informes están afectados desde su inicio por los intereses favorables a las empresas explotadoras del servicio, que no es un servicio obligatorio, luego sus conclusiones no son fidedignas porque eluden las partes fundamentales de la investigación: Un estudio epidemiológico en la zona de acción del campo electromagnético emitido por las antenas, que es dónde se ve las consecuencias en la salud de esta actividad lucrativa.

Hay más de 20.000 informes e investigaciones no subvencionadas por las partes interesadas en el beneficio económico de esta actividad lucrativa de la comunicación, que demuestran su riesgo para la salud o no afirman su inocuidad.

No hay ninguna empresa de seguros que cubra el riesgo de daños a la salud producidos por la exposición a los campos de las antenas base de la telefonía móvil. El motivo de esta negación es debido a que es un riesgo desconocido e ilimitado, y se asimila al riesgo de catástrofe nuclear.

En un documento aportado por Airtel, , ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Sevilla (sección 2ª), en el pleito 1005/2001, a petición de la defensa y tras ser reiteradamente requerido por el Tribunal, la póliza de responsabilidad civil de la empresa Airtel para los servicios inherentes a la telefonía fija, telefonía móvil y otros de telefonía, dice en su última página:

19.- EXCLUSIÓN USO TELÉFONOS MÓVILES

Se hace expresamente constar que por esta póliza no quedan cubiertas las responsabilidades legales con respecto a daños personales, enfermedad, incapacidad de cualquier tipo, muerte, enfermedad mental, angustia mental, dolor mental o físico, trastorno o deterioro o desorden mental o físico o cualquier síntoma mental o físico causado o supuestamente causado o contribuido por el uso continuado de teléfonos móviles.

Si por el uso continuado de un teléfono móvil pueden ocurrir tales casos que se describen en esta cláusula de exclusión, ¿qué puede ocurrir ante la exposición durante las 24 horas del día y los 365 días del año?

Por lo tanto no hay ninguna póliza de seguros que cubra el riesgo de daños a la salud por las ondas emitidas por las antenas base de la telefonía móvil ni de los teléfonos móviles.

Informe de la CONVECCIÓN DE SALZBURGO:

Los días 7 y 8 de Junio del 2000 tuvo lugar en Salzburgo, Austria, organizado por el Departamento de Medio Ambiente y Salud Pública de Austria, una CONFERENCIA INTERNACIONAL sobre Emplazamiento de emisoras de Telefonía Móvil

3. Se recomienda que en la instalación de emisoras de telefonía móvil, tanto en la ya existentes, como en las futuras, se utilicen todas las posibilidades técnicas existentes, de forma que se garantice a los residentes la mínima exposición posible (principio ALATA = as low as thecnic allows).

Las nuevas instalaciones deben planificarse de tal forma que la exposición en las zonas en las que la población permanezca un cierto tiempo sea lo más baja posible y que se garantice prioritariamente la salud de la población afectada.

4. En la actualidad, es muy difícil evaluar los efectos biológicos de las Estaciones emisoras de Telefonía Móvil ante dosis bajas, y sin embargo ello es urgentemente necesario para proteger preventivamente la salud pública.

Hoy en día hay indicios de que no existe un límite mínimo para determinar los efectos negativos para la salud.

Para protección preventiva de la salud pública ante la suma de inmisiones de alta frecuencia, provenientes de las estaciones Base GSM, que son instalaciones emisoras de telefonía móvil, se recomienda un valor provisional máximo de 1 mW/m2 (1 mili vatio por metro cuadrado=0,1 micro vatio por centímetro cuadrado).

La recomendación de 0,1 micro vatio por centímetro cuadrado es superada en el interior de muchas viviendas, coincidiendo con las molestias que sienten las personas expuestas a la misma.

La mejor manera de obtener conclusiones INEQUÍVOCAS sobre la consecuencia en la salud de esta contaminación electromagnética, es hacer un estudio epidemiológico en las viviendas ya afectadas por su proximidad a las antenas base de telefonía móvil, y en especial dentro de las viviendas en las que se obtienen valores superiores a 0,1 micro vatio por centímetro cuadrado.

Comares, en Málaga, y Vejer de la Frontera, en Cádiz, pueden ser poblaciones para hacer la investigación del estudio epidemiológico.

Con una investigación real de lo que está ocurriendo se pueden definir los riesgos reales, y en consecuencia tomar las oportunas precauciones para defender la salud pública.

Todos los informes que se están aportando oficialmente están hechos en laboratorios y NO HAY NINGUNO que se haya hecho investigando las personas que viven en viviendas con campos electromagnéticos superiores a 0,1 micro vatio por centímetro cuadrado.

TODOS LOS INFORMES OFICIALES SON SIMPLEMENTE OPINIONES FAVORABLES A LAS OPERADORAS, EN LOS QUE NO SE PRUEBA LA INOCUIDAD DE ESTOS CAMPOS, Y EN NIGÚN CASO CERTIFICAN LA INOCUIDAD DE LOS CAMPOS EMITIDOS POR LAS ANTENAS BASE DE LA TELEFONÍA MÓVIL NI POR OTRA FUENTE EMISORA DE CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS.

No hay un CERTIFICADO MÉDICO OFICIAL que certifique la inocuidad de los campos electromagnéticos con potencias superiores a 0,1 micro vatio por centímetro cuadrado.

Como La Ley General de Telecomunicaciones, y su reglamento reconocen que existe riesgo para la saludo pública: «2. El objetivo de la restricción básica de la densidad de corriente es proteger contra los graves efectos de la ....», implícitamente declaran que es una actividad peligrosa, y debe ser considerada por los municipios como una actividad clasificada y sometida a las leyes específicas de prevención de riesgos.

Para instalar una antena base de telefonía móvil, se debe exigir lo mismo que se le exige a las demás actividades clasificadas como peligrosas.

Las corporaciones municipales que eluden esta obligación pueden estar incurriendo en una dejación de funciones y en una presunta prevaricación por omisión.

El alcalde es el máximo responsable de la salud pública y de la concesión de licencias de obras en el municipio.

La telefonía móvil puede funcionar perfectamente sin que haya riesgo para la salud de las personas con potencias inferiores a 0,1 micro vatios por centímetro cuadrado.

El progreso debe ser siempre favorable a la VIDA y nunca en contra de ella.

FIRMADO: PEDRO CORES URÍA

DNI: 10.475.575

Existen diferentes criterios de los “niveles de referencia admisibles” que además van cambiando con el paso del tiempo para reducirse.

W /m² µW /cm² V/m frecuencia LUGAR

MHz

9 900 58,24 1.800 ESPAÑA y UNIÓN EUROPEA

4.5 450 43,41 900 ESPAÑA y UNIÓN EUROPEA

2 200 27,46 GENERALITAT DE CATALUNYA

0,1 10 6 SUIZA, ITALIA, TORONTO

0,001 0,1 0,614 PROPUESTA DE SALZBURGO

0,0001 0,01 0,194 PROPUESTA DE NUEVA ZELANDA

Bibliografía resumida:

1.Santini et al. (2000) Guide practique europeen des pollutions electromagnetiques de l’environnment.Ed. Marco Pietteur.Embourg (Belgique) 239 pgs.

2.Schwann HP The physological basis of injury. (1957) Proc. 1st Annual TriService Conf. of Biological Hazard of Microwave Radiation, RADC, GriffíssAFB, N.Y. pp 6063;July 1516,

3.Arber, S.L., Lin, J.C. (1985) Microwaveinduced changes in nerve cells: effects of modulation and temperature, Bioelectromagnetics 6: 257270.

4.Baranski, S.,(1972) Histological and histochemical effects of microwave irradiation on the central nervous system of rabbits and guinea pigs, Am J Physiol Med 51: 182190

5.Frey, A.H., Feld, S.R., Frey, B.,(1975) Neural function and behavior: defining the relationship. Ann N y Acad Sci 247:433439.

6.0scar, K.J., Hawkins, T.D.,(1977) Microwave alteration of the bloodbrain barrier system of rats, Brain Res 126: 281293.

7.Sanders, A.P., Joines, W.T., Allis, J.W.,(1985) Effect of continuouswave, pulsed, and sinusoidalamplitudemodulated microwaves on brain energy metabolism, Bioelectromagnetics 6: 8997.

8.D’lnzeo. G., Bernardi, P., Eusebi, F., Grassi, F:, Tamburello. C., Zani, B.M., (1988).

Microwave effects on acetylcholineinduced channels in cultured chick myotubes. Bioelectromagnetics 9: 363372.

9.Seaman, R.L., and Wachtel, H., (1978) Slow and rapid responses to CW and pulsed microwave radiation by individual Aplysia pacemakers, J Microwave Power 13: 7786

10.Wachtel, H., Seaman, R., and Joines, W., (1975) Effects of lowintensity microwaves on isolated neurons, Ann NY Acad Sci 247: 4662.

11.de Pomerai, D., Daniels, C., David, H., Allan,.J., Duce, I., Mutwakil, M., Thomas, D., Sewell, P., Tattersall, J., Jones, D., and Candido, P., (2000), Nonthermal heatshock response to microwaves, Nature 405: 417418.

12.Persson B.R.R., Salford L.G., Brun, A., (1997) Bloodbrain barrier permeability in rats exposed to electromagnetic fields used in wireless communication. Wireless Network 3: 455461.

13.Dutta, S.K., Ghosh, B., and Blackman, C.F.,1989). Radiofrequency radiationinduced calcium ion efflux enhancement from human and other neuroblastoma cells in culture. Bioelectromagnetics 10: 197202.

14.Lai, H., Carino, M.A., and Guy, A.W.,(1989). Lowlevel microwave irradiation and central cholinergic systems, Pharmac Biochem Behav 33: 131138. .

15.Lai, H.; Horita, A.; Chou, C.K.; Guy, A.W. (1984). Microwaveinduced postexposure hyperthermia: involvement of endogenous opioids and serotonin. IEEE Tran. Microwave TheoryTech. MTT32:882887.

16.Kues. H.A.; Monahan, J.C.; D’Anna, S.A.; McLeod, D.S.; Lutty; G.A.;Koslov, S. (1992). Increased sensitivity of the nonhuman primate eye to microwave radiation following ophthalmic drug pretreatment. Bioelectromagnetics 13: 379393.

17.Danniells C, Duce I, Thomas D, Sewell P, Tattersall J and de Pomerai D (1998). Transgenic nematodes as blomonitors of microwaveinduced stress. Mutat Res, 399, 55.

18.Byus CV. Kartun K, Pieper S, Adey WR (1988). Increased ornithine decarboxylase activity in cultured cells exposed to low energy modulated microwave fields and phorbol ester tumor promoters. Cancer Res, 48,4222. .

19.Stagg R B. Thomas W J. Jones R A and AdeyW R (1997). DNA synthesis and cell proliferation in C6 glioma and primary glial cells exposed to a 836.55 MHz modulated radiofrequency field. Bioelectromagnetics.18.230 .

20.Sarkar S, Ali S and Behari J (1994). Effect of low power microwave on the mouse genome: a direct DNA analysis. Mutat Res, 320, 141.

21.Lai H and Singh N p (1995). Acute lowintensity microwave exposure increases DNA singlestrand breaks in rat brain cells.Bioelectromagnetics, 16, 207.

22.Lai H and Singh N p (1996). Singleand doublestrand DNA breaks in rat brain cells after acute exposure to radiofrequency electromagnetic radiation.lntJ Radiat Biol, 69, 513.

23.Lai H and Singh N p (1997). Melatonin and a spintrap compound block Radiofrequency electromagnetic radiationinduced DNA strand breaks in rat brain cells.Bioelectromagnetics. 18, 446.

24.Malyapa R S, Ahern E W, Bi C, Straube W L, LaRegina M, Pickard W F and Roti Roti J L (1998). DNA damage in rat brain cells after in vivo exposure to 2450 MHz electromagnetic radiation and various methods of euttanasia. Radiat Res,.149,637.

25.Phillips, J.L., Ivaschu, 0., IshidaJones, T., Jones, R.A., CampbellBeachler, M., Haggren, W.,(1998). DNA damage in Molt4Tlymphoblastoid cells exposed to cellular telephone radiofrequency fields in vitro.Bioelectrochem. Bioenerg. 45: 103110

26.Magras, I.N., and Xenos, T.D.,(1997) RF radiationinduced changes in the prenatal development of mice. Bioelectromagnetics 18: 455461. .

27.Repacholi M H. Basten A, Gebski V, Noonan D. Finnie J and Harris A W (1997). Lymphomas in E Pim1 transgenic mice exposed to pulsed 900 MHz electromagnetic fields. Radiat Res. 147,631.

28.Garaj-Vrhovac V. Horvat D and Koren Z (1990). Comparison of chromosome aberration and micronucleus induction in human lymphocytes after occupational exposure to vinyl chloride monomer and microwave radiation.Periodicum Biologorium. 92,411.

29.Maes A, Verschaeve L, Arroyo A, De Wagter C and Vercruyssen L (1993). In vitro cytogenetic effects of 2450 MHz waves on human peripheral blood lymphocytes. Bioelectromagnetics, 14,495.

30.Maes A, Collier M, Slaets D and Verschaeve L (1995). Cytogenetic effects of microwaves from mobile communication frecuencies (945 MHz) . ElectroMagnetobiology , 14, 91.

31.Altpeter, E.S.. Krebs. Th.. Pfluger, D.H.. von Kanel; J.. Blattmann, R.(1995) «Study of health effects of Shortwave Transmitter Station of Schwarzenburg. Berne, Switzerland». University of Berne. Institute for Social and Preventative Medicine.

32.Abelin, T., (1999): «Sleep disruption and melatonin reduction from exposure to a shortwave radio signal». Seminar at Canterbury Regional Council, New Zealand. August 1999.

33.Maskarinec, G. Cooper, J., Swygert, L., (1994): «Investigation of increased incidence in childhood leukemia near radio towers in Hawaii: Preliminary observations»J. Environ Pathol Toxicol and Oncol13: 3337.

34.Hocking, B., Gordon, I.R., Grain, H.L.: Hatfield, G.E., (1996): «Cancer incidence and mortality and proximity to TV towers». Medical Journal of Australia, Vol 165, 2/16 December, pp 601605.

35.Dolk, H., Shaddick, G., Walls, P., Grundy, C., Thakrar, B., Kleinschmidt, 1.,Elliott, P., (1997): «Cancer incidence near radio and television transmitters in Great Britain, I SuttonColfield transmitter». American J. Of Epidemiology,145(1):19.

36.Selvin, S., Schulman, J., Merrill, D.W.,(1992): «Distance and risk measures for the analysis of spatial data: a study of childhood cancers». Soc. Sci. Med., 34: 769777.

37,Robinette, C.D., Silverman, C. and Jablon, 5.,1980: «Effects upon health of occupational, exposure to microwave radiation (radar)». American Journal of Epidemiology.112: 3953, 1980.

38.Goldsmith, J.R.,(1997): «Epidemiologic evidence relevant .to radar (microwave) effects». Environmental Health Perspectives, 105 (Suppl6): 15791587.

39.Lilienfeld, A.M., Tonascia, J., and Tonascia S., Libauer, C,A., and Cauthen, G.M., (1978): «Foreign Service health status study evaluation of health status of foreign service and other employees from selected eastern European posts». Final Report

40.JohnsonLiakouris, A.j. (1998) «Radiofrequency Sickness in the Lilienfeld Study: an effect of modulated microwaves». Arch Environ Heath 53(3):236238.

41.Balode Z (1996). Assessment of radiofrequency electromagnetic radiation by the micronucleus test in Bovine peripheral erythrocytes. Sci Total Environ, 180, 81.

42.BalcerKubiczek E K and Harrison G H (1985). Evidence for microwave Carcinogenesis in vitro. Carcinogenesis, 6, 859.

43.BalcerKubiczek E K, Harrison G H (1991). Neoplastic transformation of C3H/l0T1/2 cells following exposure to 120Hz modulated 2.45 GHz microwaves and phorbol ester tumor promoter. Radiat Res, 126, 65.

44.Cain C D, Thomas D L and Adey W R (1997). Focus formation of C3H/10T1/2 cells and exposure to a 836.55 MHz modulated radiofrequencyfield. Bioelectromagnetics, 18,237.

45.Scarfi M R, Lioi M B, d’Ambrosio G, Massa R, Zeni O, De Pietro R, Berardino D (1996). Genotoxic effects of mitomycinC and microwave radiation on bovine lymphocytes. ElectroMagnetobiology, 15, 99.

46.Maes A, Collier M, Van Gorp U, Vandoninck S, Verschaeve L (1997). Cytogenetic effects of 935.2MHz (GSM) microwaves alone and in combination with mitomycin C. Mutat Res, 393,151.

47.Szmigielski S, Bielec M, Lipski S and Sokolska G (1988). Immunologic and cancerrelated aspects of exposure to lowlevel microwave and radiofrequency fields. IN Modern Bioelectricity (AA Marino, Ed). NewYork, Marcel Dekker, p 861.

48.Ahlbom A, Feychting M. A Bayesian Approach to Hazard Identification: The case of Electromagnetic Field and Cancer. (1999) Annals New York Academy of Sciences. pp 2733.

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje


Apoyo económico