Qué es AVAATE | Contacto | Mapa del sitio | Enlaces | RSS 2.0 | Traductor | |


Portada del sitio > Prensa > Buenos Aires: Los porteños, preocupados por las radiaciones de los (...)

La Defensoría del Pueblo porteña difundió una serie de precauciones para prevenir posibles riesgos en la salud de la población expuesta

Buenos Aires: Los porteños, preocupados por las radiaciones de los celulares

Sábado 2 de septiembre de 2006 · 1993 lecturas




Los porteños, preocupados por las radiaciones de los celulares

24/08 Tras las quejas de los vecinos, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad reclamó al Gobierno un relevamiento de las instalaciones radioeléctricas y que se informe sobre los riesgos de salud a los que están expuestos los ciudadanos; qué precauciones hay que tomar; los puntos del conflicto.

Las radiaciones de antenas instaladas en la Ciudad de Buenos Aires, muchas de ellas utilizadas para telefonía celular, se transformaron en una de las principales preocupaciones de ciudadanos, diputados y defensores porteños, que reclamaron mayor control ante posibles riesgos en la salud.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad recibió reclamos de 33 vecinos que alertaron sobre la instalación de antenas en sus barrios, por lo que reclamó al gobierno porteño un «estudio epidemiológico extenso» en la población y registrar la fecha de apariciones y afecciones oncológicas. «En la Ciudad de Buenos Aires existe polución ambiental electromagnética originada por Radiaciones no Ionizantes (RNI)», concluyó la Defensoría en la resolución del último mes.

A diferencia de las ionizantes, las RNI son radiaciones del espectro electromagnético que carecen de energía suficiente para ionizar la materia, es decir, modificar la estructura celular.

Sin embargo, la preocupación se basa en que algunos estudios privados mostraron que las RNI ejercen efectos biológicos sobre el cuerpo humano, aunque resulta controvertido afirmar que sean agentes cancerígenos directos.

Ciudadanos en riesgo . Fuentes médicas sostienen que la emisión de radiación puede producir cambios eléctricos en la membrana de las células del cuerpo, alterando los flujos de iones, sobre todo el calcio, lo que puede tener efectos biológicos importantes. Por eso, en una resolución firmada semanas atrás y a cuyo texto tuvo acceso DyN, la titular de la Defensoría local, Alicia Pierini, cursó una serie de exigencias a la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y al jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, a quien pidió informar a la población sobre el tema.

Las denuncias recibidas por el organismo se resumen en la preocupación de los vecinos por la velocidad con la que se erigen las estructuras, la falta de datos acerca de sus responsables y la información vaga y contradictoria que se posee sobre el riesgo para la salud de las personas.

Por eso, la Defensoría y legisladores porteños de tres partidos políticos consideraron que debe aplicarse el principio precautorio del artículo 4 de la ley General del Ambiente (25.675), especialmente sobre dos variables: la densidad de energía y el tiempo de exposición a las radiaciones.

Al respecto, el organismo defensor pidió a la CNC un «relevamiento exhaustivo de las instalaciones radioeléctricas» del país, pero particularmente en la Ciudad de Buenos Aires, a fin de detectar la presencia de emisoras clandestinas y ordenar su clausura y desmantelamiento.

Y solicitó a Telerman que «promueva la revisión y actualización del Código de Planeamiento Urbano (CPU) en lo que se refiere a la contaminación del medio ambiente de la Ciudad originado por Radiaciones», según el texto.

En manos de todos . Los siguientes son algunos de los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) y algunas consultoras privadas sobre los servicios de telefonía móvil:

El INDEC indicó que, hasta mayo último, en Argentina había 23,9 millones de líneas de teléfonía celulares, casi el triple que los 8,9 millones de aparatos fijos instalados.

500.000 de esos teléfonos móviles pertenecen a chicos de 5 a 15 años.

En esta capital y el Gran Buenos Aires hay más de 10 millones de personas con celulares.

La consultora Convergencia Research dijo que el crecimiento llegará hasta 30 millones en diciembre próximo.

La empresa informó que las prestadoras del servicio facturaron 3.025 millones de pesos en el primer trimestre de 2006, mucho más que los 1.969 millones que obtuvieron en el mismo período de 2005.

Debido al crecimiento geométrico del negocio, estás compañías decidieron invertir unos 1.800 millones de pesos, gran parte en la instalación de antenas.

Prevención . La Defensoría del Pueblo porteña difundió una serie de precauciones para prevenir posibles riesgos en la salud de la población expuesta. A saber:

Mantenerse lo más alejado posible de las fuentes de radiación, sean estas fijas o móviles.

Con el teléfono móvil, efectuar comunicaciones breves y preferentemente no consecutivas.

Utilizar, de ser posible, un sistema del tipo denominado de «manos libres».

Evitar el uso del teléfono en aquellos lugares donde la señal es más débil, pues el equipo se ve necesitado de aumentar la potencia que emite, como ocurre por ejemplo en interiores de ascensores o vehículos.

De ser posible, sustituir las comunicaciones verbales por mensajes cortos de texto.

Llevar el equipo protegido en un blindaje metálico liviano y lo más alejado posible de órganos sensibles del cuerpo: hígado, bazo, riñones, genitales.

Limitar al máximo su utilización por parte de niños y adolescentes e informarles al respecto.

Apagar el teléfono móvil por la noche, no ubicarlo cerca de la cabecera de la cama y evitar el uso frecuente de los videojuegos que ofrecen los teléfonos.

Elegir aquellos equipos que tengan el menor nivel conocido de emisión.

Asegurar horas de buen dormir y consumir verduras y frutas frescas en abundancia, porque poseen efectos antioxidantes.

Ver la noticia original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje