¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > ARGENTINA: El drama de vivir más de 10 años junto a una antena. La (...)

ARGENTINA: El drama de vivir más de 10 años junto a una antena. La incertidumbre obedece a que no puede asegurar que la estructura sea la causa de los problemas de tiroides que la mujer y sus tres hijas comenzaron a experimentar a partir de convivir con la torre, pero no hay nada que le asegure que las radiaciones no tienen que ver.

Lunes 5 de mayo de 2008 · 1350 lecturas

El drama de vivir más de 10 ańos junto a una antena

Incertidumbre y bastante miedo. Eso es lo que le genera a la familia de Alejandra Praino una gigantesca antena de telefonía celular que desde hace más de una década tiene instalada prácticamente sobre su jardín, en un centro de manzana de Alberdi. La incertidumbre obedece a que no puede asegurar que la estructura sea la causa de los problemas de tiroides que la mujer y sus tres hijas comenzaron a experimentar a partir de convivir con la torre, pero no hay nada que le asegure que las radiaciones no tienen que ver. Y el miedo es lo que siente cada vez que hay una tormenta de vientos fuertes.

Alejandra y su familia viven desde hace unos 15 ańos en una cómoda casa de Warnes al 900, a una cuadra de Rondeau. Precisamente, sobre ese bulevar casi esquina Marull hay una inmensa torre de telefonía colocada prácticamente sobre la vereda. "La instalaron en 1996 y quedó prácticamente sobre nuestro patio. Hicimos reclamos ante la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y el Concejo; me dijeron que no estaba habilitada. Y todavía está ahí", cuenta Alejandra respecto del armatoste que levantaron "en un terreno particular" después de que ella se mudara con su familia a esa tranquila zona de Alberdi.

Entre los problemas que la mujer no puede dejar de relacionar con la antena menciona: "Dos veces se nos electrificó la casa durante tormentas de verano y se nos quemaron absolutamente todos los electrodomésticos. La primera vez el seguro pagó, pero la segunda fue mucho más difícil porque alegaban que la presencia de la antena podía causar eso. Además, en el jardín no podés tocar nada sin que te dé un choque de electricidad".

Si bien no puede asegurar que la antena sea la causa de todos sus males, sí lo es de algunos. Por ejemplo, en una oportunidad en que se quisieron mudar, los interesados en la casa les decían que era una vivienda muy linda, pero "se iban espantados por la antena".

Y en cuanto a los problemas de salud que la ciencia todavía no confirmó, pero tampoco desestimó en torno a lo que implica vivir cerca de una antena de radiotelefonía, la incertidumbre de Alejandra es más que preocupante: "Mis hijas y yo tenemos hipotiroidismo. A una de ellas incluso hubo que operarla de un nódulo. No sé si es casualidad, pero antes de esta antena no teníamos síntomas y los médicos me dicen que puede tener que ver o no. No es posible asegurarlo, pero tampoco dejar de asociarlo. Sería bueno que en la Argentina se hiciera como en Europa, que al menos las antenas están alejadas de los lugares donde vive la gente".

La incertidumbre que se va convirtiendo en parte de la familia de Alejandra se transforma en pánico cuando hay una tormenta fuerte: "Cada vez que hay mucho viento la antena se mueve bastante, y muchas veces hay ruidos infernales como de explosiones. Realmente da mucho miedo, creo que si esa torre se cae alguna vez, será sobre nuestras cabezas".

Ver la noticia original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje