¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > PONTEVEDRA: Vecinos de Salcedo y Vilaboa, atemorizados por la proliferación (...)

PONTEVEDRA: Vecinos de Salcedo y Vilaboa, atemorizados por la proliferación de casos de cáncer. Dos muertes y ocho casos de carcinomas manifestados en formas muy diversas han provocado la zozobra entre los vecinos de la zona. "Estánnos jodendo a vida",

Domingo 7 de diciembre de 2008 · 1985 lecturas

Vecinos de Salcedo y Vilaboa, atemorizados por la proliferación de casos de cáncer

Los residentes en A Esculca, Carballa y Saxosa culpan de la enfermedad a las tres estaciones de telefonía móvil y a una torreta de alta tensión

VOTE ESTA NOTICIA

Vista del lugar de A Esculca en donde se encuentran instaladas tres estaciones de telefonía móvil y una torreta de alta tensión . Noé Parga

VÍCTOR MÉNDEZ / PONTEVEDRA Pontevedra vive un auténtico drama de salud pública a menos de cinco kilómetros del centro urbano. La parroquia de Salcedo y la vecina de Bértola, en Vilaboa, podrían estar siendo el escenario de la cara oculta de las nuevas tecnologías. La realidad comprobada es que en los lugares de A Esculca, Carballa y Saxosa ya han fallecido dos personas a causa del cáncer y otras ocho son víctimas de esa terrible enfermedad. Los lugareńos miran hacia las tres estaciones de telefonía móvil y una gran torreta de alta tensión instaladas en las proximidades de las viviendas, entre 50 y 300 metros.
Los problemas comenzaron hace unos diez ańos, poco tiempo después de que los repetidores entrasen en funcionamiento.
Los vecinos de estos lugares viven entre la inquietud y el miedo, y se sienten indefensos ante la preocupante situación. Exigen a las autoridades que se haga cuanto antes un estudio epidemiológico.
Benito Acuńa vive a menos de 100 metros de las antenas, y ha sido el último en sentir de cerca el bofetón del carcinoma, que afecta a su propio hijo. "Eu teńo un chaval moi novo metido no problema (no quiere nombrar la enfermedad). Xa morreron dous por aquí. El vive alí, debaixo das antenas. É un desastre, agora xa lle afecta á xente moza. Non quero falar moito mais, é moi duro para nós. Nós quixémonos manifestar cando puxeron esto aquí (las estaciones de telefonía móvil) pero a Comunidade de Montes o aprobou e así ata agora. Estánnos jodendo a vida", lamenta.
Las antenas poseen la licencia urbanística, pero no cuentan con el permiso específico para la actividad que desarrollan. El vacío legal existente en este campo y la aprobación del Gobierno para la implantación masiva de estos emisores de ondas electromagnéticas permitieron que este y otros "complejos" similares se hayan levantado en muchos lugares próximos a la población.
Dos muertes y ocho casos de carcinomas manifestados en formas muy diversas han provocado la zozobra entre los vecinos de la zona.
Los más cercanos al lugar del supuesto riesgo viven a unos 15 metros de la torreta de alta tensión y a unos 25 de la primera de las antenas. Se trata de una familia de abuelos, hijos y nietos. La mayor lamenta los extrańos problemas que atacan a su nieta. "A neta ten problemas moi raros. Ten catro anos e xa naceu con esto aquí. Ás veces o rińón, outras ó fígado, problemas de respiración e infeccións que non son normales nunha nena pequena".
Su hija se queja amargamente de la situación. Explica que mientras la Comunidad de Montes está cobrando un dinero anualmente después de permitir la instalación de las estaciones, ahora sean otros los que estén pagando las consecuencias.
Salud y dinero
"Por mucho que protestes no sirve de nada. Esto va en contra de la salud y está al lado de mi casa. Y otros están cobrando por ello y viven muy lejos", seńala.
El abuelo, por su parte, manifiesta el temor con el que viven a diario, pero al mismo tiempo ve la vertiente económica, que también es importante.
"Nós perdemos en todo. A saúde é o primeiro, e xa vedes o que hai. Ademais, si queres vender aquí ninguén che vai dar nada. Non hai quen queira vivir en sitios con antenas como este, é normal", concluye.
La opinión de la calle, en su mayoría, coincide con los vecinos. La gente está sensibilizada y la mayoría cree firmemente en que la cercanía de este tipo de emisoras de ondas electromagéticas es nociva para la salud.
Los vecinos ya han dado el primer paso al denunciar la situación ante los concellos de Pontevedra y de Vilaboa. Para muchos por desgracia ya es demasiado tarde. La Asociación Pola Defensa da Ría ya se ha manifestado en apoyo de los afectados.
Unos 150 vecinos viven expuestos directamente al problema, y la incidencia del cáncer cercana a un 10 por ciento sería desmesurada. El estudio epidemiológico podrá ofrecer algo más de luz, aunque casos similares al de estas personas han caído en el olvido en otros lugares.
Por su parte, Carmen Regueira y Rogelio Acuńa viven al otro lado de la autopista, en el lugar de A Esculca. Desde el balcón de su casa tienen una visión "privilegiada" de las estaciones de telefonía móvil y de las casas que rodean la colina. Carmen, que formó parte de la Comunidad de Montes ańos atrás, nos relata la situación con desesperación.
"Alí morreu un, aquí detrás da mińa casa outra seńora. Hai un chaval xoven, duns trinta anos, que ten eso (cáncer), e naquela casa (seńala donde vive Benito Acuńa) hai outro rapaz, que llo acaban de descubrir", comenta. Todo ello en un radio de acción de apenas 300 metros.
Rogelio no ve una solución cercana al problema y piensa que deben unirse y actuar. "Temos pánico, pero con iso non solucionamos nada", asegura.
Oposición vecinal
Cabe recordar que en junio del pasado ańo los vecinos de Santa Lucía en Morańa se movilizaron para denunciar el gran número de casos de cáncer, que a juicio de los afectados, había en la zona.
Según la portavoz vecinal, Beatriz Diz, se habían detectado 50 casos en apenas 130 habitantes de cinco calles.
La oposición vecinal en la comarca a la instalación de antenas de telefonía móvil es un hecho. Recientemente, la población de Arra, en Sanxenxo, con sus protestas logró anular la concesión de una licencia cuando ya se había construido la base para su instalación.
Estos días en Moańa, también hay oposición por el mismo tema. Las compańías de telefonía quieren instalar seis nuevas antenas en la villa morracense y el concello se encuentra ante el reto de cómo va a resolver las solicitudes de nuevas antenas que están provocando una fuerte contestación social.

Ver la noticia original AQUÍ

La preocupación por las antenas de telefonía se extiende a la comarca

Moańa debate sobre la instalación de seis antenas ante la oposición vecinal - Sanxenxo y Morańa ya vivieron el problema

Redacción  Pontevedra
El temor existente en lugares de Salcedo y Vilaboa por la instalación de antenas de telefonía móvil se extiende a otros puntos de la comarca. En Moańa estos días hay un gran debate y oposición vecinal a la pretensión de las compańías de instalar seis nuevas antenas en la villa morracense. El concello se encuentra ante el reto de cómo va a resolver las solicitudes de nuevas antenas que están provocando una fuerte contestación social.
Recientemente los habitantes de Arra, en Sanxenxo, con sus protestas lograron anular la concesión de una licencia cuando ya se había construido la base para su instalación. Precisamente, mańana Telefónica Móviles repondrá el terreno en el que se pretendía instalar esta antena.
Cabe recordar que en junio del pasado ańo los vecinos de Santa Lucía, en Morańa, se movilizaron para denunciar el gran número de casos de cáncer que a juicio de los afectados, había en la zona. Según la portavoz vecinal, Beatriz Diz, se habían detectado 50 casos en apenas 130 habitantes de cinco calles.
Salcedo y Vilaboa
Como informaba este periódico ayer, en los lugares de A Esculca, Carballa y Saxosa, (Salcedo y Vilaboa) hay tres antenas de telefonía móvil y una torre de alta tensión y en los últimos diez ańos en un radio de 300 metros han fallecido dos personas y a otros ocho le han detectado cáncer. Esto representa que casi el 10% de la población de estas zonas padece la enfermedad.
Carmen Regueira y Rogelio Acuńa, que viven en A Esculca, tienen una visión "privilegiada" de las tres estaciones de telefonía móvil y de la torre de alta tensión que rodea su vivienda y la de sus vecinos. Seńalan que "alí morreu un, aquí detrás da mińa casa outra seńora. Hai un chaval xoven, duns trinta anos, que ten eso (cáncer), e naquela casa hai outro rapaz que llo acaban de descubrir". Todo en un radio de apenas 300 metros.
Rogelio no ve una solución al problema y piensa que deben unirse y actuar. "Temos pánico, pero con iso non solucionamos nada". Por lo de pronto han solicitado que se haga un estudio epidemiológico. Colectivos como Defensa da Ría ya han mostrado su apoyo a los vecinos que han denunciado esta situación ante los concellos de Pontevedra y Vilaboa.

Ver la noticia original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje