¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > Reos de nocturnidad. La falta de descanso es una de las consultas más (...)

Reos de nocturnidad. La falta de descanso es una de las consultas más frecuentes en pediatría y mina a toda la familia, como se demostró ayer en el Día Mundial del Sueño

Sábado 21 de marzo de 2009 · 1974 lecturas

SOCIEDAD
Reos de nocturnidad. La falta de descanso es una de las consultas más frecuentes en pediatría y mina a toda la familia, como se demostró ayer en el Día Mundial del Sueńo
M. MORENO
LO QUE HAY QUE DORMIR
No existen reglas fijas. Cada nińo es un mundo. Para saber si nuestros hijos no descansan lo suficiente, lo mejor es estar atento a las seńales: irritabilidad, falta de rendimiento escolar, apatía o propensión a enfermar.

De 0 a 6 meses: entre 16 y 20 horas a lo largo del día.

De 6 a 12 meses: 3 horas durante el día y 11 durante la noche.

De 1 a 3 ańos: hasta doce horas al día, incluida la siesta.

Desde los 6 a los 10 ańos: deberían dormir unas 10 horas diarias.

Entre los 11 y los 14 ańos: No es cierto que necesiten dormir menos que en la infancia. Los nińos que a los 10 ańos dormían 9 ó 10 horas deben aumentar entre 20 y 25 minutos cada ańo respecto al anterior.
ESPAÑA es un país corto de sueńo. Dormimos menos que el resto de nuestros vecinos europeos. No es buena noticia. La excesiva somnolencia diurna afecta al 5% de la población, dispara los accidentes de tráfico, empeora nuestra salud y también la capacidad de concentración. La Sociedad Espańola del Sueńo ha advertido que estamos ante un serio problema de salud pública del que aún no nos hemos percatado. La clave está en prevenir con buenos hábitos desde la primera infancia y mantener una buena higiene del sueńo en la adolescencia.

Francia ha tomado conciencia del problema y ha puesto en marcha un programa para mejorar los hábitos nocturnos de sus ciudadanos. Con esta campańa buscan mejorar el sueńo de las nuevas generaciones.

Si calculáramos el tiempo que pasamos durmiendo nos sorprendería saber que un tercio de nuestra vida se pierde o se gana entre las sábanas. Aunque puede que dentro de unos ańos haya que volver a hacer este cálculo de nuevo porque la sociedad actual se empeńa en insistirnos en que dormir es perder el tiempo. Y los adolescentes son los primeros en tomar buena nota de las alternativas al sueńo.

El 35% de los casos de excesivo cansancio diurno detectados en los jóvenes de entre 13 y 14 ańos se atribuye al uso del teléfono móvil en horarios en los que ya deberían estar descansando. En estudios publicados en la revista especializada en sueńo ’Sleep’ se ha detectado que casi el 40% de los chavales entrevistados asegura que no utiliza el móvil después de que la luz de su cuarto se haya apagado.

El toque de queda familiar no importa. Los mensajes y las llamadas mantienen despiertos a los quinceańeros en su habitación, a veces hasta las tres de la madrugada. Algunos jóvenes duermen menos de seis horas diarias en los días escolares. Arrastran un déficit crónico de sueńo que merma su rendimiento escolar, favorece su irritabilidad, apatía y trastornos de ánimo y depresión. Todo sumado en un periodo emocional tan crítico como es la pubertad y la entrada en la adolescencia.

Parte del problema está en su interior. Los adolescentes están programados para acostarse tarde. Entre los 8 y 12 ańos, los preadolescentes tienden a dormirse a una hora relativamente temprana. Cuando llegan a la pubertad, el ritmo se retrasa unas horas. Esa tendencia biológica por la que los adolescentes tienen dificultad para acostarse y levantarse pronto provoca un círculo vicioso de privación de sueńo y síntomas similares a los que produce el jet lag.

El problema es que en esa etapa de la vida se necesita dormir más que en la edad adulta, una media de nueve horas. El sueńo en la adolescencia es mucho más que descanso. Se segregan hormonas clave para el correcto funcionamiento del organismo, como es la del crecimiento. Muchas sustancias químicas producidas por el sistema inmune, el escudo protector contra las infecciones, también se liberan mientras dormimos.

Sin embargo, sólo el 15% duerme de forma regular esas nueve horas necesarias de media. El 26% descansa seis o menos horas en los días escolares. La relación entre falta de descanso y sueńo está probada. Y se observa desde las primeras etapas de la infancia. Durante los tres primeros ańos de vida hay un periodo en el que el cerebro es muy sensible a la falta de sueńo, especialmente las áreas relacionadas con el aprendizaje. Los pequeńos que menos descansan por la noche tienen una expresión del lenguaje más pobre y en la adolescencia está directamente relacionado con el fracaso escolar.

Ver la noticia original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje