¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > El estado de Maine considera la posibilidad de poner avisos en teléfonos (...)

The New York Times, January 1, 2010

El estado de Maine considera la posibilidad de poner avisos en teléfonos móviles. BOSTON - Los legisladores del estado de Maine se ocuparán en este mes de la cuestión de si los teléfonos móviles vendidos en el estado deben contener las advertencias que pueden causar cáncer de cerebro, a pesar de la falta de consenso científico sobre el tema. / Maine to Consider Putting Warnings on Cellphones

Lunes 4 de enero de 2010 · 1246 lecturas

THE NEW YORK TIMES

El estado de Maine considera la posibilidad de poner avisos en teléfonos móviles

Por Katie Zezima

Publicado: 1 de enero 2010

Traducido por Pedro Cores

BOSTON - Los legisladores del estado de Maine se ocuparán en este mes de la cuestión de si los teléfonos móviles vendidos en el estado deben contener las advertencias que pueden causar cáncer de cerebro, a pesar de la falta de consenso científico sobre el tema.

La representante Estatal Andrea M. Boland, demócrata de Sanford, está presionando para que el Estado se convierta el primero en requerir los fabricantes de teléfonos móviles que pongan advertencias en las cajas, como se hace en las de los cigarrillos.

La Sra. Boland dijo que estaba convencida porque había leído que la radiación de teléfonos móviles aumenta el riesgo de cáncer cerebral cuando se acercan al oído, especialmente en nińos menores de 18 ańos.

Ella dijo que estaba influida por un estudio de 2006 del Instituto Nacional de Suecia para la Vida Laboral que mostraba una correlación entre los tumores cerebrales y uso de teléfono móvil, y un reciente informe de un ingeniero retirado y defensor de los consumidores, Lloyd Morgan, que las investigaciones recopiladas muestran que los teléfonos móviles pueden producir un aumento del riesgo de tumores cerebrales.

La Sra. Boland presentó el proyecto de ley en octubre, y un comité votó a favor de oír este mes, un tiempo típicamente reservados para emergencias legislativas. David Loughran, un portavoz de la presidenta del Senado del Estado, Elizabeth H. Mitchell, dijo que la legislación se aceptado como una situación de emergencia porque hay más de 900.000 teléfonos móviles en el estado, "y si hay una necesidad de poner estas etiquetas de advertencia en ellos, haciéndolo más pronto que tarde será probablemente mejor. "

A pesar de esto, la Sra. Mitchell no tomará una posición sobre el proyecto de ley hasta que se haya "una visión más amplia de la información"

En torno a la cuestión, el Sr. Loughran dijo: El gobernador John Baldacci, un demócrata, tampoco ha tomado una posición sobre el proyecto de ley.

En San Francisco, el alcalde, Gavin Newsom, pretende introducir una enmienda este ańo para requerir que las cajas en las se venden los teléfonos móviles en la ciudad indiquen la cantidad de radiación que emite cada de teléfono.

"El alcalde cree que la seguridad del móvil está en el límite", dijo Brian Purchia, un portavoz del demócrata Sr. Newsom.

Si el estado de Maine promulga una ley sobre las advertencias móvil, sería la primera de este tipo en los Estados Unidos, donde se estima que hay 276,6 millones de personas usan teléfonos móviles, según CTIA - la Asociación Wireless, el principal grupo de la industria. Algunos países entre ellos Francia y la India recomiendan limitar la exposición a la radiación de los móviles.

El debate sobre la seguridad de la radiación de los móviles ha estado aumentando durante ańos, y hay una gran división sobre el tema.

El Instituto Nacional del Cáncer dice en su sitio web que los estudios no han mostrado "un vínculo coherente entre el teléfono el uso del móvil y el cáncer ", pero advierte que" los científicos creen que se necesita investigación adicional antes de extraer conclusiones seguras."

La Organización Mundial de la Salud dijo en 2005 que en los estudios no habían encontrado "ninguna prueba convincente de un mayor riesgo de cáncer" de los teléfonos móviles o de sus antenas”. Pero mientras muchos están esperando la exposición pública del estudio más amplio supervisado por la OMS, el Daily Telegraph de Londres informó en octubre que dicho estudio concluye que las personas que utilizan sus teléfonos celulares durante 10 ańos o más, están en un riesgo mayor de desarrollar un cáncer de cerebro.

En julio, el Dr. Ronald B. Herberman, director de la Universidad de Pittsburgh Cancer Institute, envió a los miembros del personal un comunicado alertando limitar el uso de teléfono móvil y usar el manos libres, a la luz de un "un aumento de la literatura sobre el tema que une el uso de los teléfonos móviles a largo plazo con posibles efectos adversos a la salud, como el cáncer. "

Cinco meses después, sin embargo, un estudio danés informó de que las tasas de cáncer de cerebro en Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia se mantuvieron estables desde 1974 hasta 2003. El informe fue publicado 3 de diciembre.

El sector sostiene que los teléfonos móviles son seguros. La Comisión Federal de Comunicaciones, en su página web, dice que mientras que agencias del gobierno están investigando los estudios científicos más recientes, "no hay evidencia científica que demuestra hasta la fecha, que el uso de teléfonos móviles puede producir cáncer o una variedad de efectos sobre la salud, incluyendo dolores de cabeza, mareos o pérdida de la memoria”.

John Walls, vicepresidente de asuntos públicos de la CTIA, la Asociación Wireless (asociación sin cables), dijo en un comunicado que "revisando la evidencia científica indica que la gran mayoría de dispositivos inalámbricos no representan un riesgo para la salud pública”.

Renée Sharp, directora de the California office of the Environmental Working Group, la oficina del Grupo de Trabajo Ambiental de California, una organización de investigación sin ánimo de lucro que está ayudando a San Francisco en la elaboración de sus directrices, dijo que las empresas deberían estar obligadas a revelar cuánta radiación emiten los teléfonos móviles. El grupo ha publicado en su página web la cantidad de radiación que emiten algunos teléfonos móviles.

"Estamos instando al gobierno federal para revise las normas actuales de radiación", dijo la Sra. Sharp.

En el estado de Maine, los demócratas tienen una amplia mayoría en la Cámara, y la Sra. Boland dijo que estaba recibiendo el apoyo de los compańeros demócratas de la Cámara al proyecto de ley. Ella dijo que utiliza su teléfono móvil "mucho menos" de lo que solía, y ahora sólo con el altavoz o con un auricular de manos libres.

"Lo principal es que las etiquetas de advertencia estén en las cajas, y cuando los usuarios van a comprar un móvil, tengan un toque de atención que les obligue pensar en ello”.

La Sra. Boland dijo: "Esta es una industria de gran importancia y es una pequeńa modificación para asegurar a los usuarios cómo deben manejar el móvil de manera adecuada. "


VERSIÓN ORIGINAL:

Maine to Consider Putting Warnings on Cellphones
By KATIE ZEZIMA
Published: January 1, 2010
BOSTON - Maine legislators this month will take up the question of whether cellphones sold in the state must contain warnings that they may cause brain cancer, despite a lack of scientific consensus on the issue.

David Goldman for The New York Times
Despite conflicting evidence, a Maine legislator wants new cellphones to carry health warnings like those on cigarettes.
State Representative Andrea M. Boland, a Democrat from Sanford, is pushing for the state to become the first to require cellphone manufacturers to put warnings on packaging, like those on cigarettes.

Ms. Boland said she was convinced from what she had read that the radiation from cellphones increased the risk of brain cancer when held at the ear, especially in children under 18. She said she was swayed by a 2006 study by the Swedish National Institute for Working Life that showed a correlation between brain tumors and heavy cellphone use, and by a recent report by a retired engineer and consumer advocate, Lloyd Morgan, that compiled research showing that cellphones can lead to an increased risk of brain tumors.

Ms. Boland filed the bill in October, and a committee voted to hear it this month, a time typically reserved for emergency legislation. David Loughran, a spokesman for the State Senate president, Elizabeth H. Mitchell, said the legislation was accepted as an emergency because there are over 900,000 cellphones in the state, “and if there’s a need to put these warning labels on them, doing it sooner rather than later is probably better.”

Despite this, Ms. Mitchell will not take a position on the bill until she sees “a more complete picture of the information” surrounding the issue, Mr. Loughran said.

Gov. John Baldacci, a Democrat, also has not taken a position on the bill.

In San Francisco, Mayor Gavin Newsom plans to introduce an amendment this year requiring that cellphone packages in the city display the amount of radiation a phone emits.

“The mayor believes that cellphone safety is the next frontier,” said Brian Purchia, a spokesman for Mr. Newsom, a Democrat.

If Maine enacts a law on cellphone warnings, it would be the first of its kind in the United States, where an estimated 276.6 million people use cellphones, according to CTIA - the Wireless Association, the leading industry trade group. Some countries including France and India recommend limiting exposure to cellphone radiation.

The debate over the safety of cellphone radiation has been brewing for years, and there is a great divide on the issue. The National Cancer Institute says on its Web site that studies have not shown “any consistent link between cellular telephone use and cancer,” but cautions that “scientists feel that additional research is needed before firm conclusions can be drawn.”

The World Health Organization said in 2005 that studies had found “no convincing evidence of an increased cancer risk” from cellphones or their towers. But while many are awaiting the release of a more extensive study overseen by the W.H.O., The Daily Telegraph in London reported in October that the study would conclude that people who used their cellphones for 10 years or more were at an increased risk of developing brain cancer.

In July, Dr. Ronald B. Herberman, director of the University of Pittsburgh Cancer Institute, sent a memo to staff members warning them to limit their cellphone use and to use hands-free sets in light of a “growing body of literature linking long-term cellphone use to possible adverse health effects including cancer.”

Five months later, however, a Danish study reported that the rates of brain cancer in Denmark, Finland, Norway and Sweden had remained stable from 1974 to 2003. The report was published Dec. 3.

The industry maintains that cellphones are safe. The Federal Communications Commission, on its Web site, says that while government agencies are monitoring the latest scientific studies, “there is no scientific evidence to date that proves wireless phone usage can lead to cancer or a variety of other health effects, including headaches, dizziness or memory loss.”

John Walls, vice president of public affairs for CTIA - the Wireless Association, said in a statement that “the peer-reviewed scientific evidence has overwhelmingly indicated that wireless devices do not pose a public health risk.”

Renee Sharp, director of the California office of the Environmental Working Group, a nonprofit research and advocacy organization that is assisting San Francisco in drafting its guidelines, said companies should be required to disclose how much radiation their cellphones emit. The group has published on its Web site the amount of radiation certain cellphones emit.

“We’re urging the federal government to take a look at current radiation standards,” Ms. Sharp said.

In Maine, Democrats have a large majority in the House, and Ms. Boland said she was receiving support from fellow Democratic legislators for her measure. She said she used her cellphone “a lot less” than she used to, and now only on speakerphone or with an earpiece.

“The main thing is that the warning labels get on there, and when people go to purchase something, they have a heads-up that they need to really think about it,” Ms. Boland said. “This is a big important industry, and it’s a small modification to assure people that they should handle them properly.”

Ver la noticia original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje

Apoyo económico