¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > TENERIFE: Sobradillo solicita alejar 500 m las antenas de telefonía. Manuel (...)

TENERIFE: Sobradillo solicita alejar 500 m las antenas de telefonía. Manuel Díaz, representante de la plataforma de El Sobradillo, habla de "cifras escalofriantes" para referirse a la "gran cantidad de personas enfermas" que viven en el barrio. Entre estos datos destacó que 66 residentes han fallecido por cáncer en los últimos 10 años. De hecho, en lo que ha transcurrido de este año, alegó que "han muerto diez personas a causa de un cáncer". Todas ellas, subrayó el representante vecinal, vivían en zonas próximas a la ubicación de estos aparatos: las calles Bellotero, Caléndula y Alondra. Entre las cifras que también maneja Manuel Díaz destaca que actualmente padecen cáncer, de diferente tipología, "hasta 30 personas en el barrio". Junto a estos datos también hay que tener en cuenta que hay 20 vecinos con problemas cardiovasculares, 30 con depresión y 40 con insomnio.

Viernes 22 de abril de 2011 · 1241 lecturas

El Sobradillo solicita alejar 500 m las antenas de telefonía

Los vecinos reclaman que se regule la reubicación con una ordenanza

12:11

Varios residentes del barrio de El Sobradillo levantan carteles de protesta contra las antenas. / josé luis gonzález

GORETTI ALONSO
SANTA CRUZ DE TENERIFE La plataforma vecinal contra las antenas de telefonía móvil del barrio de El Sobradillo presentará el próximo lunes en el Ayuntamiento de Santa Cruz una propuesta de ordenanza municipal que persigue regular la presencia de este tipo de instalaciones. Su principal motivación no es que estos dispositivos desaparezcan, sino que se trasladen fuera del barrio a al menos 500 metros de las viviendas.

Además de esta medida, también acudirán al juzgado de lo Contencioso Administrativo para denunciar a la Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz por conceder la licencia a tres de sus vecinos para colocar en sus casas estos dispositivos. Desde hace aproximadamente 12 ańos, los residentes de esta zona tienen que convivir con la presencia de tres dispositivos de gran tamańo junto a sus casas.

Manuel Díaz, representante de la plataforma de El Sobradillo, habla de "cifras escalofriantes" para referirse a la "gran cantidad de personas enfermas" que viven en el barrio. Entre estos datos destacó que 66 residentes han fallecido por cáncer en los últimos 10 ańos. De hecho, en lo que ha transcurrido de este ańo, alegó que "han muerto diez personas a causa de un cáncer". Todas ellas, subrayó el representante vecinal, vivían en zonas próximas a la ubicación de estos aparatos: las calles Bellotero, Caléndula y Alondra.

Entre las cifras que también maneja Manuel Díaz destaca que actualmente padecen cáncer, de diferente tipología, "hasta 30 personas en el barrio". Junto a estos datos también hay que tener en cuenta que hay 20 vecinos con problemas cardiovasculares, 30 con depresión y 40 con insomnio.

No existen, sin embargo, estudios que demuestren una relación directa entre estos repetidores y la existencia de enfermedades entre los vecinos del entorno. La mayoría de expertos creen que la percepción de riesgo tiene su origen en factores educacionales, sociales e incluso de edad, y aclaran que los médicos no distinguen síntomas especiales entre las personas que dicen sufrirlos por culpa de estos campos electromagnéticos después de ser sometidos a estudios.

El barrio de El Sobradillo, además, es uno de los más poblados del municipio, con más de 13.000 habitantes, y el número de enfermos de cáncer que expone la plataforma no presenta unos porcentajes extraordinarios si se comparan con las medias regionales. En Canarias se detectan al ańo 5.000 nuevos casos de esta enfermedad.

Pero Luisa Afonso habla de "triángulo de las Bermudas", como se denomina en el barrio a la zona que forman las tres antenas. Alega que hace más de un ańo que no puede dormir una noche entera y dice tener muy claro que "es por culpa de las antenas, porque no hay otra explicación". Su médico le ha diagnosticado "una depresión". Por ello, siempre que puede viaja a Fuerteventura, donde vive su hijo, o a Las Palmas, de donde es natural. "Al llegar allí, sí que puedo dormir. Por eso creo que lo que me pasa es por esos malditos aparatos".

Ramona Hernández explicó que tiene "ansiedad". Se siente "muy nerviosa a todas horas". Tiene claro que puede "estar sugestionada" y que "puede que esas antenas no tengan la culpa" de sus problemas de salud. Sin embargo, "que tantos vecinos hayan fallecido en tan poco tiempo es mucha casualidad", agregó. Nélida Aguiar, por su parte, ya no vive en el barrio. Sin embargo apoya que esta plataforma presente su propuesta de ordenanza municipal al Ayuntamiento. Sus padres murieron de cáncer.

Nélida conserva la vivienda familiar, pero espera no tener que volver a vivir en El Sobradillo, "al menos hasta que retiren las antenas". "Soy joven, sé que la cobertura es muy importante para poder hablar, pero se ha comprobado que a 500 metros de la población también llega la seńal, así que solo pedimos que se ubiquen más lejos de las casas", analizó Aguiar.

Hace ya muchos ańos que Candelaria Peńa reside en El Sobradillo. Lleva media vida en la zona pero y desde hace un tiempo ha notado como tanto su estado de ánimo como su salud se han visto mermadas. Sin embargo no quiere irse. Alega que ella llegó antes que cualquier antena, así que antes de irse aboga porque las quiten para que tanto ella como sus vecinos puedan "vivir tranquilos".

Ver la noticia original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje

Apoyo económico