¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Documentos > Guía EUROPEA 2016 para la prevención, diagnóstico y tratamiento de (...)

Guía EUROPEA 2016 para la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y problemas de salud relacionados con los EMF´s (Campos Electromagnéticos), de la Academia Europea de Medicina Medioambiental (European Academy for Environmental Medicine).

Lunes 7 de noviembre de 2016 · 759 lecturas

Guía EUROPEA 2016 para la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y problemas de salud relacionados con los EMF´s (Campos Electromagnéticos), de la Academia Europea de Medicina Medioambiental (European Academy for Environmental Medicine).
Traducción realizada por ALCOE (Asociación Leonesa contra las ondas electromagnéticas).

Resumen de la Guía:
(la guía completa está en el archivo Word al final del resumen)

La Guía EMF cuya traducción se adjunta da una visión general de los conocimientos actuales sobre los riesgos de salud relacionados con los CEM (Campos electromagnéticos) y proporciona recomendaciones para el diagnóstico, tratamiento y medidas de accesibilidad de EHS (Hipersensibilidad electromagnética) para mejorar y restaurar los resultados de salud individual, así como para el desarrollo de estrategias para la prevención.
Las enfermedades crónicas y las enfermedades asociadas con síntomas no específicos están en aumento. Además del estrés crónico en los entornos sociales y laborales, la exposición física y química a sustancias en el hogar, en el trabajo, y durante las actividades de ocio son factores causales o contribuyentes medioambientales que merecen atención por los médicos, así como por todos los demás miembros de la comunidad al cuidado de la salud. Parece necesario ahora tener en cuenta «nuevos riesgos», como los campos electromagnéticos.
Los médicos se enfrentan cada vez más con problemas de salud por causas no identificadas. Los estudios empíricos, observaciones, e informes de pacientes indican claramente las interacciones entre la exposición a los campos electromagnéticos y los problemas de salud. La susceptibilidad individual y los factores ambientales son frecuentemente olvidados. Las nuevas tecnologías y aplicaciones inalámbricas se han introducido sin ninguna certeza acerca de sus efectos sobre la salud, lo que plantea nuevos retos para la medicina y la sociedad. Por ejemplo, el problema de los llamados efectos no térmicos y los posibles efectos a largo plazo de la exposición a dosis bajas apenas se investigaron antes de la introducción de estas tecnologías.
Se sospecha que las condiciones ambientales, tales como el aumento de la exposición de la población a campos electromagnéticos (CEM), juegan un papel causal de los efectos relacionados con la salud por los CEM, incluyendo la exposición a la radiación de la radiofrecuencia que emana de, por ejemplo, teléfonos inalámbricos (DECT), estaciones base de telefonía móvil y teléfonos móviles (GSM, GPRS, UMTS, LTE), teléfonos inteligentes, especialmente, tarjetas de datos para equipos portátiles, LAN 5 inalámbrica (Wi-Fi) y de línea eléctrica de comunicación de contadores inteligentes, pero también de exposición a la frecuencia extremadamente baja (ELF), campos eléctricos (EF) y los campos magnéticos (MF), incluyendo «electricidad sucia», que emanan de perturbaciones en el tendido eléctrico, líneas eléctricas, aparatos eléctricos y otros equipos . Para la sociedad y la comunidad médica, todo esto plantea nuevos retos.

Cabe señalar que, durante los últimos 20 años, los investigadores y médicos han adoptado más de 20 documentos de posición y resoluciones con respecto a los CEM y la salud. Estos incluyen la Resolución de Viena FEM, Austria, 1998; Informe Stewart, Reino Unido, 2000; Resolución de Salzburgo, Austria, 2000; Recurso de Friburgo, Alemania, 2002; Resolución de Catania, Italia, 2002; Declaración de la Asociación Ambiental de los médicos irlandeses, Irlanda, 2005; Apelación de Helsinki, Finlandia, 2005; Resolución de Benevento, Italia, 2006; Resolución de Venecia, Italia, 2008; Resolución de Porto Alegre, Brasil, 2009; Comité Nacional no ionizante de Rusia, Resolución de Protección Radiológica, Rusia, 2001; Apelación Internacional de los médicos, Europa, 2012; y el Informe del Comité permanente de Salud, Canadá, 2015.
En agosto de 2007 y diciembre de 2012, el Grupo de Trabajo BioInitiative, un grupo internacional formado por 29 expertos, publicó dos informes innovadores. Los informes BioInitiative son hitos globales con respecto a una revisión exhaustiva de los efectos biológicos y efectos de la radiación electromagnética de baja intensidad así como las conclusiones y recomendaciones dadas para el público. El informe BioInitiative de 2012 incluye secciones sobre la evidencia de los efectos sobre: expresión génica y proteica, ADN, la función inmune, neurología y comportamiento, la barrera hematoencefálica, tumores cerebrales y neuromas acústicos, leucemia infantil, la melatonina, la enfermedad de Alzheimer, cáncer de mama, la fertilidad y la reproducción, trastornos fetales y neonatales, autismo, trastornos causados por la señal de modulación, EMF terapéutica médica, así como secciones sobre: planteamiento del problema, la exposición pública existente normas, la evidencia de insuficiencia de las normas, el principio de precaución, ejemplos de salud pública mundial, evidencia científica clave y recomendaciones de salud pública, y el resumen y las conclusiones para el público.

La Agencia europea de Medio Ambiente comparó los riesgos de la radiación no ionizante (EMF) a otros peligros ambientales tales como asbesto, benceno, y el tabaco, recomendando urgentemente aplicar un enfoque de precaución con respecto a los CEM. Esta posición se confirmó y elaboró más en detalle en otras publicaciones en 2011 y 2013.
Desde el año 2007 el Consejo de Salud del Ministerio de Salud en Austria ha recomendado tomar acciones preventivas mediante la reducción de los niveles de exposición a los dispositivos de RF, que pueden conducir a la exposición a largo plazo de las personas, en, al menos, un factor de 100 por debajo de los niveles de referencia de la Comisión Europea y mediante la emisión de reglas sobre cómo reducir a nivel individual de exposición a la radiación de radiofrecuencia de los teléfonos móviles.
Reconociendo que los pacientes están siendo afectados de manera adversa por la exposición a los CEM, la Academia Americana de Medicina Medioambiental (AAEM) publicó recomendaciones en relación con la exposición a CEM en julio de 2012. La AAEM pidió a los médicos consideraran la exposición electromagnética en el diagnóstico y tratamiento, y reconocer que la exposición a CEM "Puede ser una causa subyacente del proceso de la enfermedad del paciente”.

Desde 2014, el Gobierno belga ha prohibido la publicidad de los teléfonos móviles para los niños menores de 7 años y ha requerido que la tasa de absorción específica (SAR) de los teléfonos móviles sea publicada. Además, en el punto de venta, se deben señalar advertencias, bien claras, que indiquen a los usuarios utilizar auriculares y reducir al mínimo su tiempo de exposición.

En enero de 2015, el Parlamento francés aprobó una ley integral para proteger al público en general de la exposición excesiva a las ondas electromagnéticas. Entre otras cosas, fue aprobada para prohibir Wi-Fi en guarderías de niños menores de 3 y para permitir Wi-Fi en escuelas de primaria, con niños menores de 11, sólo cuando se utiliza, específicamente, para las clases. Los lugares públicos que ofrecen Wi-Fi deben anunciar claramente este hecho en un cartel. En el punto de venta de los teléfonos móviles, el valor SAR debe estar claramente anunciado. En el futuro, cualquier anuncio de teléfonos móviles debe incluir recomendaciones sobre cómo los usuarios pueden reducir la exposición a la radiación de RF en la cabeza, tales como el uso de auriculares. Los datos sobre los niveles de exposición a los CEM se harán más fácilmente accesibles al público en general, entre otros, a través de mapas de transmisión de todo el país. Además, el gobierno francés tiene que presentar un informe sobre la hipersensibilidad electromagnética al Parlamento en el plazo de un año.

Desde febrero de 2016, 220 científicos de 42 países han firmado un llamamiento internacional, dirigido a las Naciones Unidas (ONU) y la OMS, que exige la protección a la exposición de los campos electromagnéticos no ionizantes. El llamamiento trata de los efectos científicamente comprobados sobre la salud y las inadecuadas directrices internacionales (ICNIRP) hasta la fecha y su utilización por la OMS. Además, se hicieron nueve peticiones, incluyendo que: «el público sea plenamente informado sobre los posibles riesgos para la salud de la energía electromagnética y adiestrado sobre estrategias para la reducción de daños» y que «profesionales de la medicina sean formados sobre los efectos biológicos de la energía electromagnética y que reciban entrenamiento para el tratamiento de los pacientes con sensibilidad electromagnética».

En septiembre de 2015, una Declaración Científica Internacional sobre Hipersensibilidad a la radiación electromagnética y Sensibilidad Química múltiple fue publicada por el Comité Científico después del quinto Congreso de Apelación de París, el cual tuvo lugar el 18 de mayo de 2015 en la Real Academia de Medicina de Bruselas, Bélgica. Se hace un llamamiento a las agencias y organizaciones a nivel nacional e internacional para reconocer la EHS y la sensibilidad química múltiple como una enfermedad, e insta en particular a la OMS para incluir la EHS y la MCS en la Clasificación Internacional de las Enfermedades. También solicita a las agencias y organizaciones nacionales e internacionales para adoptar sencillas medidas cautelares de prevención, informar al público, y designar grupos de expertos verdaderamente independientes para evaluar los riesgos para la salud basados en la objetividad científica, lo cual no es el caso en la actualidad.
En los casos de problemas de salud inespecíficos para los cuales no se puede encontrar una causa claramente identificable - además de otros factores como los productos químicos, metales no fisiológicos, moldes – la exposición a los CEM debe, en principio, ser tenida en cuenta como una causa potencial o cofactor, especialmente si la persona lo sospecha.

Un enfoque central para una atribución causal de los síntomas es la evaluación de la variación en los problemas de salud dependiendo de la hora y el lugar y la susceptibilidad individual, lo cual es particularmente relevante para causas del medio ambiente como la exposición a los CEM.

En cuanto a los trastornos tales como: la infertilidad masculina, aborto involuntario, la enfermedad de Alzheimer, esclerosis lateral amiotrófica, las fluctuaciones de azúcar en la sangre, la diabetes, el cáncer, hiperactividad, trastornos de aprendizaje y problemas de conducta en la escuela, sería importante considerar una posible relación con la exposición a los CEM. Algunas personas con EHS pueden ser mal diagnosticadas con esclerosis múltiple (MS), ya que muchos de los síntomas son similares. Esto ofrece la oportunidad de influir causalmente el curso de la enfermedad.
Reducción y Prevención de la exposición a los CEM:

Prevenir o reducir la exposición a los CEM después de consultar a un especialista es ventajoso por varias razones:

  • Para prevenir y reducir los riesgos para la salud individual y pública,
  • Identificar cualquier enlace con los problemas de salud,
  • Para tratar las causas de los problemas de salud relacionados con el EMF.

Existen numerosas causas potenciales de la exposición relevante a los CEM y esta Guía sólo da algunos ejemplos.

En la mayoría de los casos, será necesario consultar a un experto (Por ejemplo un Ingeniero/consultor cualificado en EMF/RF) y/o un electricista que aconsejará a la persona sobre las medidas que podrían tomar para reducir la exposición a CEM.

La reducción de la exposición a CEM - primer paso.

Como primer paso, se dan recomendaciones (también como medidas preventivas) para eliminar o reducir las típicas exposiciones a EMF, las cuales pueden ayudar a aliviar los problemas de salud dentro de días o semanas. Se sugieren las acciones siguientes:

Prevención de la exposición a la radiación de radiofrecuencia (RF):

  • Realizar llamadas cortas con el teléfono móvil/teléfono inteligente y teléfono inalámbrico; utilizar la función de manos libres o un equipo de manos libres.
  • Evitar llevar el teléfono / teléfono inteligente móvil cerca el cuerpo.
  • Desactivar todas las aplicaciones de teléfonos móviles inalámbricos no esenciales, que causan exposición periódica a la radiación.
  • Mantener los teléfonos móviles/smartphones en «modo avión», siempre que sea posible o desactivar los datos móviles, Wi-Fi, Bluetooth y la comunicación de proximidad (NFC) en los ajustes de teléfonos inteligentes.
  • Desconectar (desenchufar) el suministro de energía de todas las estaciones base DECT de teléfonos inalámbricos. El llamado «modo ECO» o «cero emisiones» de teléfonos DECT son sólo recomendados condicionalmente debido a que la exposición en el auricular aún está presente. Se recomienda un teléfono con cable «tradicional» en su lugar.
  • Desconectar (desenchufar) el suministro de energía a todos los punto de acceso Wi-Fi o routers Wi-Fi. Muchos routers LAN vienen ahora equipados con Wi-Fi adicional. Llame al proveedor del router LAN para pedir que ponga el Wi-Fi desactivado. Por lo general, también es posible hacerlo en línea siguiendo las instrucciones del proveedor.
  • En el caso de las fuentes de radiación de RF externas, las habitaciones – especialmente dormitorios - deben ser elegidos mirando de espaldas a la fuente.
  • Evitar la comunicación a través de la línea eléctrica para el acceso a Internet (DLAN) y en su lugar utilizar un cable Ethernet (LAN).
  • Evitar la exposición a la radiación de radiofrecuencia (por ejemplo, dispositivos inalámbricos como, de entretenimiento para el hogar, auriculares, monitores de bebés, juegos de ordenador, impresoras, teclados, ratón, sistemas de vigilancia en el hogar) en el hogar, en las oficinas y en los coches.
  • Evitar la exposición a la iluminación de bajo consumo (lámparas fluorescentes compactas, así como algunos LEDs que generan campos transitorios de alta frecuencia). Estos tipos de lámparas pueden ser sustituidas con lámparas incandescentes halógenas hasta que lámparas energéticamente eficientes de buena calidad de iluminación estén disponibles comercialmente.

Prevención de la exposición a campos eléctricos y magnéticos ELF (frecuencia extremadamente baja:

  • Mover la cama o mesa lejos del cableado de las paredes y de los cables de alimentación. Se recomienda una distancia mínima de 30 cm (1 pie) de la pared.
  • Dado que los campos magnéticos pueden atravesar paredes, asegúrese de que no existen fuentes magnéticas inmediatamente por debajo o por encima de una cama o en una habitación adyacente.
  • Otra acción complementaria sencilla es desconectar la fuente de alimentación a la habitación (apagar el interruptor del circuito o fusible) durante la noche mientras se duerme; probarlo durante una fase de prueba de, por ejemplo, 2 semanas. En general, esta medida no siempre tiene éxito porque los circuitos de habitaciones adyacentes contribuyen a los niveles de campo eléctrico. Las mediciones de campos eléctricos ELF son requeridas para saber exactamente qué interruptores del circuito es necesario desconectar. Deben ser sopesados los beneficios frente al riesgo potencial de accidentes; Por lo tanto, se recomienda el uso de una linterna en la fase de prueba.
  • Desconectar el suministro de energía eléctrica a todos los no circuitos no esenciales, posiblemente en todo el apartamento o casa.
  • Evitar el uso de una manta eléctrica durante el sueño; no solo apagarla, sino también desconectarla.
  • Evitar exposiciones prolongadas cerca de funcionamiento de motores eléctricos. Como primer paso, mantener una distancia mínima de 1,5 m (5 pies). Como segundo paso, establecer una distancia de seguridad sobre la base de mediciones del campo magnético.

Prevención de la exposición a campos magnéticos estáticos /eléctricos estáticos:

  • Dormir en una cama con colchón sin metal.
  • Evitar dormir cerca de materiales de hierro (radiador, acero, etc.).
  • El uso de ropa sintética y, por ejemplo, zapatos de suela de goma y no estar regularmente en contacto con la tierra puede dar lugar a la acumulación de electricidad estática. Prendas de vestir de algodón y zapatos de suela de cuero ayudarán a evitar la electricidad estática.

Reducción de la exposición a CEM – segundo paso:

Como segundo paso, deben llevarse a cabo mediciones de los CEM y medidas de mitigación. Ejemplos típicos son:

  • Medir el campo eléctrico ELF en la residencia. Con base en los resultados de la medición, instalación de interruptores de demanda automáticos en aquellos circuitos que aumentan la exposición.
  • Medir el campo eléctrico ELF en todos los lugares que se usan durante períodos prolongados en el hogar y en el trabajo. Si es necesario, elija un cable eléctrico blindado y un accesorio (de metal) para poner a tierra las lámparas utilizadas cerca del cuerpo. Especialmente en la construcción con materiales ligeros (madera, placa de yeso), el cableado eléctrico sin toma de tierra (cable de dos hilos) podría tener que ser reemplazado por cableado eléctrico conectado a tierra o el cableado eléctrico blindado.

En casos especiales, pueden tener que ser instalados en todo el edificio cableado blindado y enchufes apantallados.

  • Medir el campo magnético ELF cerca de la cama, por ejemplo, durante 24 h. Si se detectan corrientes netas, el cableado eléctrico y el sistema de puesta a tierra del edificio deben ser corregidos para reducir los campos magnéticos.
  • Instalar un dispositivo de corriente residual (RCD) o interruptor del circuito de fallo a tierra (GFCI) para evitar descargas eléctricas (medida de seguridad).
  • Medir la radiación de radiofrecuencia y mitigar los niveles altos de exposición mediante la instalación de ciertos materiales de blindaje a RF para paredes, ventanas, puertas, techos y pisos afectados. Por ejemplo, en un entorno de múltiples unidades residenciales (comunidades de vecinos o apartamentos en edificios altos, chalets adosados), la proximidad de los vecinos puede contribuir a la exposición en el hogar.
  • Medir la electricidad sucia/energía sucia (eléctrica y de los campos magnéticos en el rango de frecuencias VLF) e identificar las fuentes con el fin de eliminarlas. Si esto no es posible, se pueden utilizar filtros de potencia apropiados acordes con la fuente.
Word - 5.4 MB
Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje

Apoyo económico