¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Documentos > LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD DELEGA EN MIEMBROS DE UNA CUESTIONADA (...)

LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD DELEGA EN MIEMBROS DE UNA CUESTIONADA ORGANIZACIÓN PRIVADA (ICNIRP) LOS CRITERIOS DE SEGURIDAD RESPECTO DE LA EMISIÓN DE ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS SOBRE LA POBLACIÓN

Domingo 25 de diciembre de 2016 · 1349 lecturas

LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD DELEGA EN MIEMBROS DE UNA CUESTIONADA ORGANIZACIÓN PRIVADA (ICNIRP) LOS CRITERIOS DE SEGURIDAD RESPECTO DE LA EMISIÓN DE ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS SOBRE LA POBLACIÓN (entre otros teléfonos móviles y antenas de telefonía)

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que es el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial y que dispone de numerosos y cualificados recursos públicos, delega en una Organización privada (Comisión Internacional para la protección de la radiación no ionizante-ICNIRP) aspectos que afectan a la salud pública de toda la humanidad. En concreto se apoya en dicha organización privada para establecer la política de seguridad para la salud humana en relación con las emisiones de ondas electromagnéticas (por ejemplo, para establecer los límites de seguridad respecto de las antenas de telefonía o los teléfonos móviles).

El 10 de julio de 2015 Avaate publicó en su web un informe sobre los conflictos de interés existentes en la Comisión Internacional para la protección de la radiación no ionizante (ICNIRP). El hecho de que los miembros de dicha Organización incurran en diversos conflictos de interés, por estar relacionados con empresas interesadas en el desarrollo de las telecomunicaciones y las nuevas tecnologías, perjudica la imparcialidad que debe presidir la regulación de los límites de las radiaciones no ionizantes sobre las personas.

Recientemente se ha hecho pública una carta que un grupo de prestigiosos científicos (Grupo Bioinitiative) ha remitido a los máximos dirigentes de la OMS denunciando conflictos de interés en organismos de referencia (ICNIRP) utilizados para la regulación de la contaminación electromagnética (Ver la carta original completa en PDF más abajo)

Traducción de la carta:

El Grupo de Trabajo BioInitiative insta a la Organización Mundial de la Salud a hacer cambios en los miembros de su Grupo Central de Criterios de Salud Ambiental de Radiofrecuencias (grupo OMS RF EHC =Enviromental Health Criteria) para reflejar más fielmente la composición y la experiencia del Grupo de Trabajo de Radiofrecuencias de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer/IARC-OMS) RF de 2011. En la actualidad, el grupo central de la OMS RF EHC es indistinguible de ICNIRP socavando la credibilidad del proceso y planteando dudas sobre las conclusiones. Incluso aunque se produjeran retrasos como consecuencia de ello, un resultado aceptable está condicionado a la confianza del público.

Si la OMS debe cumplir con los objetivos establecidos para desarrollar una base sólida de evidencia científica y ayudar a los países a identificar y gestionar eficazmente los riesgos de salud de las radiofrecuencias, es importante que sea nombrado el panel de expertos más capacitado para preparar la Monografía RF EHC. Sin embargo, en la actualidad, los miembros del Grupo Central EHC representan únicamente las actitudes y posiciones científicas de la ICNIRP, que es una organización cuyos miembros se han negado sistemáticamente a aceptar las nuevas evidencias científicas de los riesgos potenciales para la salud de los efectos no térmicos y de baja intensidad de las radiación de radiofrecuencias, a pesar de los recientes avances científicos en la materia.

Existen ya muchos miles de artículos científicos de alta calidad que indican posibles riesgos no térmicos de las radiofrecuencias para la salud, y los expertos más competentes en virtud de sus investigaciones y de su contribución al conocimiento han quedado fuera de este proceso.

Los estudios sobre seres humanos del proyecto Interphone de la OMS (2010-2016) han encontrado un mayor riesgo de cáncer cerebral maligno en adultos con una gran exposición durante diez años a la radiación de teléfonos celulares (uso ipsilateral = preferentemente en el oido del mismo lado de la cabeza en el que aparece el tumor).
Nuevos estudios sobre animales recientemente difundidos que han sido llevados a cabo durante un período de 16 años por el Programa Nacional de Toxicología del Instituto Nacional de Ciencias Ambientales y Salud de Estados Unidos (National Institute of Enviroment and Health Sciences/NIEHS) actualmente indican claros efectos carcinógenos por la exposición crónica a las radiofrecuencias. En junio de 2016, el Programa Nacional de Toxicología (de Estados Unidos) documentó riesgos estadísticamente significativos para los cánceres del cerebro y del corazón, así como lesiones precancerosas en animales expuestos a Radiofrecuencias, pero no en el grupo control. Ambos resultados, tanto en animales como en humanos están ahora disponibles para ser incorporados en la evaluación de los riesgos del RF EHC. Este importante esfuerzo sólo puede estar asegurado con una composición más equilibrada de los participantes principales en el proceso. Además, deben incluirse entre sus miembros a los pertenecientes a países infra-representados hasta ahora, como Rusia, China, India, Turquía e Irán, cuyos investigadores han generado la mayoría de los estudios sobre los efectos no térmicos de las radiofrecuencias en los últimos años.

Respetuosamente presentado en nombre del Grupo de Trabajo BioInitiative por: (ver la lista de investigadores que firman la carta, entre las que se incluye a científicos de la talla de Yuri Grigoriev, responsable del Comité Nacional Ruso para la Protección Contra las Radiaciones no Ionizantes, comité de máxima relevancia a nivel mundial en la materia, en el que participan los Ministerios de Sanidad y Defensa Rusos, la Academia Rusa de las Ciencias y la Academia Rusa de Ciencias Médicas).


Es importante recordar también que el Informe Bioinitiative 2007 fue apoyado explícitamente por la Agencia Europea de Medio Ambiente, organismo oficial europeo de máxima importancia en cuestiones de medio ambiente, que asesora en la materia a las instituciones europeas (Parlamento, Consejo y Comisión), además de a los países miembros de la UE.

Es importante también recordar que en la exposición de motivos del proyecto de Resolución 1815 «los peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos en el medio ambiente» de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (institución de gran peso en la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales), proyecto aprobado en mayo del 2011, ya se exponía esta problemática:

7. El progreso tecnológico y el crecimiento económico a expensas de la protección del medio ambiente y la salud

27. Debemos tener en cuenta que la problemática de los campos u ondas electromagnéticas y sus posibles consecuencias sobre el medio ambiente y la salud es comparable a otros problemas actuales, tales como la autorización de la comercialización de productos químicos, plaguicidas, metales pesados, los OGM, por mencionar solo los más conocidos. Una de las causas de preocupación entre la población y su desconfianza con respecto a la comunicación de los organismos de seguridad oficiales y los gobiernos sin duda radica en el hecho de que en el pasado, una serie de “affaires” o escándalos la salud como el del amianto, la sangre contaminada, los PCB o las dioxinas, el plomo, el tabaquismo y recientemente el de la gripe H1N1 pueden ocurrir a pesar del trabajo e incluso con la complicidad de los organismos nacionales e internacionales denominados de seguridad medioambiental o sanitaria.
28. Por cierto, es este contexto en el que la comisión de medio ambiente, agricultura y asuntos territoriales se encuentra actualmente trabajando en la cuestión de los conflictos de interés y la necesidad urgente de una verdadera independencia de los científicos que participan en los organismos oficiales con la misión de evaluar los riesgos de los productos antes de su comercialización en el mercado.
29. El ponente destaca, en este contexto, que, como mínimo, es muy curioso observar que los valores límites oficiales en vigor para limitar el impacto en la salud de los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja y de las ondas de alta frecuencia se habían formulado y propuesto a las instituciones políticas internacionales (Organización Mundial de la Salud, la Comisión Europea, gobiernos) por el ICNIRP, ONG en su origen y estructura poco transparente además de sospechoso de vínculos con las industrias cuyo desarrollo depende de las recomendaciones de los valores límite máximo para las diferentes frecuencias de los campos electromagnéticos.
30. La simple acción de recoger y adoptar las recomendaciones de seguridad, preconizadas por el ICNIRP, de la mayoría de los gobiernos y las agencias de seguridad parece haber sido principalmente por dos razones:
- Para no obstaculizar el desarrollo de estas nuevas tecnologías prometedoras de crecimiento económico, el progreso tecnológico y la creación de empleo;

  • Pero también porque los responsables políticos, desafortunadamente, no están muy involucrados en temas de evaluación de los riesgos tecnológicos sobre el medio ambiente y la salud.

31. En cuanto a los resultados a menudo no concluyentes e incluso contradictorios de las investigaciones y estudios científicos sobre los riesgos potenciales de los productos, medicamentos o como aquí los campos electromagnéticos, una serie de estudios comparativos también parecen indicar una fuerte relación entre las fuentes de los fondos, públicos o privados, y los resultados de la evaluación del riesgo, una situación inaceptable, ya que es obviamente revelador de los conflictos de interés en la integridad, independencia y objetividad de la investigación científica.
32. Así por ejemplo, en el ámbito de la evaluación del riesgo inducido por las radiofrecuencias de los teléfonos móviles en la salud, investigadores suizos de la Universidad de Berna en 2006 presentaron los resultados de un análisis sistemático de todos los resultados de las investigaciones efectuadas que encuentran una fuerte correlación entre la financiación de la investigación y los resultados: el 33% de los estudios financiados por fabricantes afirman la existencia de efectos sobre nuestro organismo en la exposición a las radiofrecuencias de la telefonía móvil. Esta cifra se eleva a más del 80% cuando los estudios son financiados con fondos públicos.
33. Por lo tanto, en este ámbito como en otros, abogar por la verdadera independencia de las agencias de evaluación en favor de una valoración independiente, multidisciplinaria y contradictoria. Debe dejar de ser posible que los denunciantes [los que dan la alerta] sean discriminados y que los científicos críticos más reconocidos sean excluidos en la selección de los expertos que prestan servicios en los comités de valoración o que sus investigaciones dejen de financiarse.

PDF - 188.1 KB
Carta Bioinitiative OMS
Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje

Apoyo económico