¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Documentos > Opinión > Los riesgos del Wi-Fi

El Norte de Castilla, 20.10.2007

Los riesgos del Wi-Fi

Sábado 20 de octubre de 2007 · 6181 lecturas

Los riesgos del Wi-Fi
El Norte de Castilla, 20.10.2007 - ALFONSO BALMORI

EL sistema Wi-Fi es una tecnología de comunicación de redes que sirve para conectar ordenadores entre sí y permite que los usuarios naveguen por Internet, sin cables de ningún tipo, desde cualquier punto de las zonas habilitadas para ello. Utiliza ondas de radio de alta frecuencia (2,4 gigaherzios y superiores) para transmitir y recibir datos hasta distancias de decenas o centenares de metros. Todos los ordenadores portátiles fabricados en los últimos dos ańos, llevan incorporado un dispositivo Wi-Fi que detecta las redes a las que tiene alcance.

Realizaremos un pequeńo recorrido por las noticias recientes aparecidas en la prensa de varios países para mostrar la polémica que rodea a esta tecnología. El 10 de septiembre, el periodista Geoffrey Lean publicó un artículo en el diario inglés ’The Independent’, con el título: ’Alemania advierte a sus ciudadanos que eviten el uso del Wi-Fi’. En él explica que el Ministerio de Medio Ambiente germano está recomendando que las personas se protejan de las radiaciones del Wi-Fi, eligiendo conexiones por cable. El órgano oficial alemán para la protección de las radiaciones, aconseja a sus ciudadanos que utilicen también teléfonos con cable y advierte del aumento de la contaminación electromagnética que ha tenido lugar en los últimos ańos. La tecnología Wi-Fi está ya prohibida en las escuelas de Frankfurt.

Unos días después se publicó una entrevista en uno de los principales periódicos de Dinamarca acerca de los riesgos del Wi-Fi. La protagonista era la investigadora Sianette Kwee y según cuenta ella misma, a continuación se produjo una avalancha de periodistas de la radio, la televisión y de otros periódicos que querían entrevistarla. El Consejo Danés de Salud se vio obligado a realizar una reunión de urgencia para tratar el tema que unos meses antes habían despachado con un mensaje falsamente tranquilizador, similar a los que acostumbramos a recibir de los organismos homólogos en Espańa.

La polémica sobre el Wi-Fi ha surgido casi simultáneamente en muchos otros países: Francia, Bélgica, Noruega, Australia, Estados Unidos Y es que, no es para menos, ya que se está jugando con la salud de millones de personas, y especialmente con la de los nińos y adolescentes (sectores más vulnerables). En el Reino Unido la polémica es mayor aún, gracias a la reciente emisión del programa ’Panorama’de la BBC. Según las cifras oficiales, el 70% de las escuelas primarias y el 81% de secundarias han introducido ya el Wi-Fi, y se acepta como estándar en todas las escuelas públicas nuevas, incluyendo las academias. Se calcula que ya disponen de él 15.000 escuelas de ese país.

La cuestión más preocupante es que estudios científicos realizados en nińos expuestos a radiaciones similares notificaron un déficit de atención junto con trastornos de la función motora, la memoria y el tiempo de reacción y varios investigadores han advertido sobre los posibles riesgos para el aprendizaje. Precisamente este tipo de alteraciones está aumentando de forma espectacular en los alumnos de muchas escuelas británicas, como seńalaba a principios de agosto la Asociación Profesional de Profesores en una carta al Secretario de Educación, Alan Johnson, en la que pedía una investigación sobre los efectos de esta tecnología.

En Espańa numerosos centros de enseńanza media han instalado redes Wi-Fi, y como informaba ’La Voz de Galicia’ en junio, las 44 universidades tendrán cobertura este mismo curso, gracias a la ampliación de la iniciativa ’Campus en Red’. El programa afectará a más de 1.283.000 estudiantes, cerca de 90.000 profesores y casi 40.000 trabajadores del personal administrativo. Por el contrario, en la universidad canadiense de Lakehead, su director Fred Gilbert ha adoptado una decisión sensata, impidiendo la instalación de Wi-Fi en el campus. Su decisión no ha impedido que los alumnos accedan a Internet como los demás universitarios del mundo, pero eso sí, con cables.

Más cerca de nosotros, el Ayuntamiento de Valladolid anunció este verano la instalación de acceso Wi-Fi gratuito en varios puntos de la ciudad. Concretamente este servicio ya está disponible en el ’Espacio Joven"’, ubicado en el Centro Integrado de Dotaciones de la Zona Sur, en las dependencias municipales del edificio de Santa Ana y en el Archivo Municipal de San Agustín, formando parte del proyecto ’Valladolid Ciudad Digital’. Lo más sorprendente es que, al margen de los riesgos, frente a la abundancia de peticiones no satisfechas de los ciudadanos, estas zonas Wi-Fi se están instalando sin que exista, ni mucho menos, un clamor popular.

El 17 de septiembre pasado, la Agencia Europea de Medio Ambiente se hacía eco del exhaustivo informe presentado por un grupo de investigadores de gran prestigio internacional denominado ’BioInitiative Working Group’ que advierte de los riesgos para la salud del aumento imparable de las radiaciones electromagnéticas. Precisamente dicha agencia publicó un documento en el 2001 titulado ’Lecciones tardías de alertas tempranas’, donde se mencionan casos similares como el amianto, el benceno, el tabaco o los PCB que han provocado graves e irreversibles dańos a la salud y el medio ambiente planetario porque no se tomaron en serio las primeras advertencias.

Como apunta el investigador espańol Claudio Gómez Perretta, las antenas Wi-Fi se pueden comprar por Internet y por lo tanto su radiación es más incierta que la de las estaciones base de telefonía móvil. En la práctica, nadie regula dichas potencias ni el número de usuarios ’on-line’, y cualquiera puede montar una estación base en su casa. Un panorama realmente caótico si consideramos sus riesgos.

Ver el artículo original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje

Apoyo económico